Es una estrella mundial. Podríamos decir sin miedo a ser exagerados que Yulimar Rojas (Puerto La Cruz, Venezuela, 21 de octubre de 1995), ya forma parte del selecto club de los mejores deportistas de todos los tiempos. Y por descontado ya está asentada entre los más grandes atletas de la historia. Los números están ahí para corroborarlo. Cinco años le han bastado para situarse en la cima del atletismo.

«Nací para saltar 16 metros», dijo la venezolana tras batir en Belgrado un nuevo récord mundial de triple salto. Llegará hasta donde ella quiera. Compite contra ella misma. Los 15 metros y 74 centímetros que saltó en el Campeonato del Mundo bajo techo, la volvieron a situar a años luz de sus rivales. Solo hay que fijarse en la subcampeona en Belgrado, la ucraniana Romanchuk que saltó exactamente un metro menos que Yulimar, 14,74 metros. 

A por Iván Pedroso

El Stark Arena de Belgrado ya forma parte de los grandes santuarios de la historia del atletismo. Una de las responsables es una mujer que tiene una ambición tremenda por ser la más grande de su disciplina. Y no contenta con eso también quiere competir en salto de longitud. Está hecha de una pasta especial. Basta con observar los segundos previos a cada salto. La concentración, cómo habla, cómo busca al público para que la lleve en volandas hacia registros siderales. Volando hacia el infinito y más allá con sus 192 centímetros de altura. Divirtiéndose y disfrutando de lo que hace. Dejando con la boca abierta a los amantes del atletismo y del deporte en general. 

Quería ser campeona olímpica y lo consiguió, con récord mundial incluido (15 metros y 67 centímetros), en los Juegos de Tokio celebrados en el verano de 2021. Quería ser la primera en conseguir tres oros en Mundiales en pista cubierta y también lo consiguió. Ahora busca un nuevo objetivo. No es fácil, pero sin duda está a su alcance. Quiere superar a su entrenador, el cubano Iván Pedroso, nueve veces campeón mundial, cuatro veces al aire libre y cinco bajo techo. Yulimar lleva cinco oros, tres indoor y dos outdoor. Y tiene los mismos oros olímpicos que Pedroso, uno. Pero también una plata que conquistó en los Juegos de Río 2016. 

La magia del sexto intento

Es un lujazo verla competir. Con ella en pista puede suceder cualquier cosa. Y siempre suele ser algo bueno. En Tokio 2020 logró su récord mundial en el sexto y último intento. En el Mundial de Belgrado 2022, de nuevo apuró hasta el salto definitivo para volver a hacer historia. “La verdad no sé si es magia o una coincidencia haber hecho los dos récords en el último salto o es el trabajo, o la afirmación y la creencia, de que sí puedo conseguirlo en cualquiera o en el último intento”, dijo la pentacampeona mundial. 

 

Los dieciséis metros no son una quimera. Son una realidad que tarde o temprano llegará. Mientras muchas de sus rivales luchan por alcanzar los catorce o los quince metros, ella tiene el punto de mira en los dieciséis. Algo que solo está alcance de Yulimar. Está convencida de que lo logrará. La reina de Venezuela. La reina del triple salto. 

Por Edu Merino / @Edumerino2024

FOTOS: GETTY IMAGES, WORLD ATHLETICS
VÍDEO: WORLD ATHLETICS
GIF: TELEDEPORTE
TABLAS: ELABORACIÓN PROPIA / @Edumerino2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.